miércoles, 10 de noviembre de 2010

Sentido arácnido

-Spiderman tiene súper fuerza, ¿verdad?
-Sí, claro.
-Pero el Doctor Octopus no. Es normal y solo tiene esos brazos de hierro ¿verdad?
-Sí, ¿por?
-Pues porque no entiendo muy bien que cuando Spiderman le da un puñetazo al Doctor Octopus no le hace nada, y en realidad tendría que partirle la cabeza con su súper fuerza, ¿no?
-Hijo… sí. Eso se llama “licencia narrativa” y estás harto de ver cientos de ellas. Mira las pelis de Steven Spielberg... Está muy bien que te fijes en todos esos detalles y que pienses en ellos. Me encanta. Pero no tienes que ser tan tiquismiquis, sobretodo cuando estás viendo una película sobre un tío con mallas que da saltos por la ciudad y lanza telarañas por las muñecas.
Pero... ¡Cincuenta puntos para Gryffindor!

(nos reimos)


3 comentarios:

Jorge dijo...

Suspensión de la credibilidad... y, además, existe la ley no escrita de que los villanos clásicos no pueden/deben morir. ¿Qué sería del bueno de Spidey sin su Octavio?

Castelló dijo...

Jajaja, podría llenar un tardecica con unas cervezukis y este tipo de temas la mar de a gusto jajajajaja....

¿De dónde es esta conversación? ¿De tu "peke" y tú?....

Vík. dijo...

Yup!